Chuchel, la atrevida historia de una bola peluda

Se trata del tercer increíble video juego (disponible también en versión iOS y Android) de los locos creativos de Amanita design, desarrolladores anteriores de la arrolladora Machinarium, Botanicula y Samorost y que ahora han creado Chuchel título y nombre de la endemoniada bola peluda de boca desmesurada, dotada del gran arte de la elasticidad y de su inseparable capucha y de las correrías cómicas que suceden en su hilarante misión.

¿Correrías por qué?

¿Os recordáis de la historia paralela de Scrat en la película de animación La edad de hielo y el personaje desencajado en búsqueda de su adorada bellota?. Pues Chuchel es un homenaje a esos personajes, ya sea por semejanza o por su furia depredadora y sus aventuras vertiginosas, pero se diferencia de ella en que esta es interactiva y nosotros la ayudamos en la desesperada conquista de una inalcanzable cereza.

Chuchel pertenece al género «apunta y clica»

Es necesario dirigirla, empujarla, hacerla saltar por flujos de niveles de dificultad crecientes ocurrentes y movidas cada vez más extravagantes. Nosotros pudimos disfrutar de sus aventuras en la tablet, en su versión para iOS.

La peludo bola genera una gran diversión ya sea por como se presenta, ya sea por los personajes monstruosos y extravagante que la rodean todos en sintonía con una gráfica precisa y espectacular.

La interactividad debidamente dosificada y original es la propuesta más interesante, no hay tiempos muertos, la historia procede a través de imágenes, sketch, escenas de colaboración cómico-desastrozas entre ella y nosotros pequeños y grandes usuarios.

En la imagen inicial, la bola peluda ronca despatarrada en su cajita y es necesario despertarla para poder iniciar la aventura. Pero sacarla de su sopor no es una acción para nada banal, lo intenta, se equivoca, un despertador suena, la música suena si se enchufa en la corriente, una televisión se enciende, un personaje de gelatina grita, da la impresión que en la habitación todos se agiten y se activen para despertarla…. pero realmente para resolver todo este lío es necesario que el sapo verse el líquido de la botella en el pico del pajarito que está en la rama, lo que ayuda que Chuchel se despierte.

Es un extraordinario y laborioso recorrido con maniobras extrañas, rompecabezas, enigmas, juegos de destreza y problemas por resolver. En ese punto, la bola peluda recupera su cereza, pero el «efecto felicidad» dura poco porque interviene con gran impacto escénico y por sorpresa, una mano gigantesca, que sobrepasa el campo visual, y que se la roba. ¿Es un ejemplo de un destino adverso? Sabemos que volverá y cada sorpresiva aparición en escena está cargada de diversión.

Es una propuesta app_arte porque la interactividad está bien dosificada

La interactividad de la app está sabiamente alternada en las secuencias en las que es inútil tocar y en las que presentan verdaderos y certeros momentos de animación, disfrutables como micro dibujo animado (es necesario prestar atención al ícono que está arriba, a la izquierda que cambia continuamente de aspecto: signo de interrogación/ mano con la señal de prohibido).

Es muy instructivo ejercitarse para entender el esquema y para poder proceder en el juego, las modalidades para avanzar están bien articuladas y son creativas, y los que parecen simples enigmas por resolver son, en realidad, pasajes cargados de aprendizaje; y las citaciones de otros juegos como Pac-man o Tetris ¡harán conmover a los que jugaron de jóvenes!

Chuchel es perfecta para quienes se sientan atraídos por las narraciones audiovisuales

Experimento siempre una gran curiosidad cuando comienzo a testear una app del género «apunta y clica» y en este caso, la curiosidad ha sido recompensada. Chuchel me ha mantenido ocupada durante casi tres horas, ¡hay mucho material para los ojos, orejas y para los dedos! Y es también una historia multiplataformas, se puede leer, jugar y escuchar también en PC y en Mac

Si se quiere utilizar en clase

Mi sugerencia es utilizarla en ciclo medio de primaria, formando 4 equipos de niños y niñas que se alternen en la actividad y que jueguen en la resolución del recorrido. Algunos probablemente perderán la paciencia mientras otros querrán sólo ver la cereza conquistada; pero no importa, es un óptimo juego de sociedad que ayuda a desarrollar competencias y cohesionar los equipos que intervienen y participan.

Reseña obtendia gracias a la colaboración con Mamamo.it  (Guilia Natale)

Edad: +7
Puedes descargar Chuchel en